Noticias

Cada vez más hay más concursos de empresas por la ruptura de la cadena de pagos

Con la baja del consumo y su consecuente impacto en la cadena de pagos, las empresas comenzaron a sufrir las consecuencias del ajuste.

Otro factor que apretó sus presupuestos fue que las tasas de interés para las empresas escalaron al 70%.

En ese marco, según relevó El Cronista, se incrementó 8% interanual en el primer semestre la presentación de concursos y quiebras, en especial de las pymes y las orientadas al consumo y del sector industrial.

La Oficina de Estadísticas del Consejo de la Magistratura indicó que se presentaron 132 concursos y 829 quiebras en el Fuero Comercial entre enero y junio de este año.

En el primer semestre de 2017, totalizaban 889 las presentaciones, que se intensificaron en el segundo semestre a 1152. En todo el año, se presentaron 207 concursos y 1834 quiebras.

“Se espera que en el segundo semestre de este año haya muchas más presentaciones”, afirmó al matutino Germán Mozzi, de Mozzi Abogados, y observó que la tendencia comenzó a fines del año pasado y se incrementó con la corrida cambiaria.

“Las empresas están teniendo muchos problemas para financiar el capital de trabajo. En su gran mayoría, no cuentan con el mercado de descuentos de facturas y cheques. Además, enfrentan mora en la cartera activa, ya que los propios clientes piden alargamiento de los plazos. Otro problema grave es que es difícil trasladar los costos a los precios, porque hay problemas con la demanda y no saben a qué precio vender”, explicó Mozzi.

El experto aclaró que las pymes empiezan a financiarse buscando crédito en mesas de dinero o cuevas, luego dejan de pagar impuestos o cargas sociales, y empiezan a acumular deudas y moratorias. “Si no las pueden cumplir, la empresa pierde capacidad de cumplimiento”, dijo Mozzi.

La abogada Graciela Alfici, del estudio Goldsztein-Alfici, coincidió en que se incrementaron las presentaciones en los últimos 60 días, principalmente de pymes, y vinculadas con el rubro textil y la venta de electrodomésticos.

“Porque bajaron abruptamente las ventas y se incrementaron los costos fijos, los servicios, las paritarias. Se produce un desequilibrio económico financiero que no pueden cubrir con el giro ordinario de sus negocios”, dijo Alfici.

“Hay una interrupción en la cadena de pagos, justamente porque las pymes se presentan en concursos. Dejan de pagar todos los cheques anteriores a la presentación del concurso y tiene un efecto multiplicador”, explicó, y definió: “El concurso es un remedio para evitar que se caigan las cuentas bancarias”.

Para José María Allonca, de Allonca Abogados, esto recién comienza porque “la cadena de pagos se va a seguir resintiendo, si no bajan las tasas y el mercado se sigue reprimiendo, y las empresas se están comiendo los stocks. El concurso es una herramienta para poner un freno a los reclamos y volver a reestructurar forzadamente la deuda”.

En ese marco, el concurso preventivo “abre una ventana de casi dos años para no pagar las deudas”, dijo Allonca.

FUENTE: Iprofesional