Noticias

Advierten que las condiciones financieras se deterioraron en julio

Las condiciones financieras de la economía argentina retrocedieron levemente durante julio, tras haber alcanzado, el mes anterior, su mejor valor en diez años, de acuerdo con un informe difundido por el Instituto Argentino de Ejecutivos de Finanzas (IAEF).

En julio, el Índice de Condiciones Financieras (ICF) -que elabora el IAEF junto con la consultora Econviews- se ubicó en 62,7 puntos, registrando un retroceso mensual de 1,9 puntos, explicado por un segundo retroceso en las condiciones locales, en tanto las externas tuvieron un nuevo avance.

El informe puntualizó que las condiciones financieras se ubican en zona de confort desde abril de 2016, “período que tiende a coincidir con la expansión que viene registrando la economía argentina, que ya acumula algo más de cuatro trimestres consecutivos de crecimiento respecto al trimestre anterior”.

“Es un resultado destacable, en tanto la economía argentina siempre creció cuando las condiciones financieras permanecieron en zona de confort por un lapso prolongado”, destacó el documento.

Además, explicó que las condiciones locales alcanzaron 30,8 puntos en julio y mostraron un retroceso de 3,6 puntos en el mes, por segundo mes consecutivo, si bien permanecen zona de confort desde febrero de 2016.

“Este deterioro se explicó sobre todo por un aumento en la devaluación esperada, en paralelo a la relativamente rápida depreciación que sufrió el peso durante el mes, un menor dinamismo de los depósitos en dólares y un aumento del riesgo país, fenómenos que coincidieron con la decisión de posponer la re-categorización de Argentina como economía emergente y el cierre de las candidaturas para las PASO a fines de junio”, evaluó el IAEF.

Y añadió que “siete de las diez variables que componen el subíndice mostraron un deterioro mensual, mientras que sólo las dos referidas a la liquidez de corto y largo plazo mostraron una leve mejoría mensual”.

Este deterioro -sostuvo el IAEF- de las condiciones locales “fue compensado por un nuevo avance de las condiciones externas, que no dejan de mejorar tras la caída inicial que tuvieron en noviembre pasado con el triunfo de Donald Trump. Desde entonces, acumulan ocho meses de mejoras consecutivas y muestran el mejor registro desde septiembre de 2014”.

Así, en julio las condiciones externas alcanzaron los 32 puntos, mejorando 1,7 puntos respecto a junio, “gracias a una caída en la volatilidad de las monedas emergentes, una mejora en la liquidez global y un aumento en la inflación esperada en Estados Unidos”, consideró la entidad que agrupa a los ejecutivos de finanzas.

FUENTE: Ámbito